Archivos para 22 septiembre 2012

Hoja de ruta para el Proceso Constituyente

1. Introducción

¿Cual es el punto de partida de un proceso constituyente?

Las circunstancias y hechos sociales derivados de las crisis política, económica, financiera y ecológica, así como de la desigualdad intrínseca del sistema socioeconómico actual han determinado un orden mundial criminal y depredador donde las pequeñas oligarquías políticas y financieras deciden de forma legal quién va a morir de hambre y quién no. Ante esta situación,  con el objetivo de dotar a los ciudadanos de igualdad política real y no exclusivamente formal, se hace imprescindible una revisión completa de las reglas de juego que rigen nuestra sociedad a través de la Constitución.

Una constitución fija los límites de los poderes del Estado y define las relaciones entre ellos y de éstos con sus ciudadanos, estableciendo las bases del gobierno y la organización de las instituciones. En España, el proceso constituyente parte del reconocimiento de que es necesario superar la Constitución de 1978, que ha quedado obsoleta. Tres de cada cuatro españoles no pudo votarla y quienes la pudieron votar, no pudieron influir en su redacción y contenido, porque el proceso respondió a intereses fundamentalmente partidistas. Probablemente, ese era el único instrumento posible en aquel momento dada la fuerte tutela militar del proceso. Sin embargo, el contexto histórico ha cambiado y ya no salimos de una dictadura sino que estamos en un sistema representativo consolidado, aunque defectuoso. Lo que se pretende en la actualidad es una profundización democrática.

En este sentido, la apertura de un proceso constituyente es fruto de la necesidad de crear un nuevo entorno jurídico y político que quede legitimado por el poder constituyente, el pueblo soberano. No debe permitirse, pues, que quienes ostentan el poder redacten las normas que lo regulan.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

85 comentarios

Carta de un ciudadano indignado al Presidente Rajoy

Un ciudadano nos remite su indignación contra el Gobierno, copiamos textualmente.

“Señor Presidente del Gobierno:

Usted y su gobierno nos machacan continuamente con la idea de que no hay alternativa; que no se puede hacer otra cosa más que las medidas que están tomando “muy a su pesar”, pero niego la mayor. Estos recortes y subidas de impuestos son ideológicos y responden a una doctrina, el neoliberalismo, que ha demostrado sobradamente ser nefasta para los países donde se ha implantado y para la mayoría de sus ciudadanos y sólo positiva para las élites pudientes de la sociedad, que son quienes, con este sistema, pueden acaparar el capital y el poder en sus manos. Evidentemente, son esas élites a quienes auténticamente ustedes representan y, por supuesto, no es en absoluto cierto que no se puedan hacer otras cosas.

Podríamos acudir a las hemerotecas y recordar cuántas veces repitieron usted y los suyos que no tocarían la sanidad, que no pondrían copago, que no tocarían lo sueldos de los funcionarios, que no subirían el IVA, que en seguida se pondrían a crear empleo (3,5 millones nada menos,según alguno), que bajarían impuestos, que no darían ni un duro a la banca, que llamarían al pan pan y al vino vino (palabras textuales), ya vemos cuánto les cuesta reconocer el rescate. ¿Seguimos?

Evidentemente usted, señor presidente, durante la campaña electoral trató de mojarse lo mínimo posible usando un lenguaje muchas veces críptico, cargado de obviedades y sin contenido alguno, para esconder lo que muchos sabíamos que haría. Es muy ruin aprovecharse de la ingenuidad de mucha gente, de su desesperación por mejorar su situación, para captar su voto y a continuación hacer exactamente lo contrario de lo que se les vendió. Pero hablemos claro y le voy a dar unas cuantas ideas originales sobre cosas que usted podría hacer y no hace.

Leer el resto de esta entrada »

11 comentarios