Entradas etiquetadas como democracia

Crisis democrática y de confianza. ¿Se dan las condiciones para el cambio social y de sistema?

Nos preguntamos si estamos cerca de que se dé el cóctel de circunstancias que podrían producir una ruptura sistémica. Analizaremos para ello los datos de varias oleadas de sondeos realizados en Europa y estableceremos un paralelismo con estudios sobre psicología humana realizados en EEUU y Canadá así como con la experiencia histórica sobre procesos rupturistas.

 

1. Análisis generacional en España según ideología política y participación electoral

Para realizar la segmentación generacional hemos separado a la población en diversos grupos según la década en la que se socializaron políticamente. Esto es, la década en la que un determinado grupo de población alcanzó la mayoría de edad (18 años). Hemos hecho coincidir las divisiones de población con las del artículo ¿Existe una crisis participativa? La evolución de la participación y el asociacionismo en España[1]. Según el estudio, realizado en 2005, todos los indicadores de participación hacían prever que las generaciones más jóvenes iban a tener mayores índices de participación electoral que sus predecesores. Esto está aún por demostrar, aunque por ahora va camino de incumplirse. En donde sí se está notando una mayor participación no es en las elecciones, donde la abstención es creciente, sino en las protestas ciudadanas y la autoorganización fuera del marco institucional tradicional: partidos, sindicatos y ONGs. Estas nuevas formas de politización de la sociedad que escapan al asociacionismo tradicional no habían sido previstas en el estudio. El crecimiento del uso de internet como herramienta de comunicación, información y organización social, especialmente en las generaciones más jóvenes, sin duda tiene mucho que ver con ello.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

, ,

2 comentarios

Cómo conseguir una democracia real, y por qué nos cuesta tanto conseguirla (1ª parte)

Nos hemos educado en una idea errónea de lo que es la democracia. Por definición, una democracia otorga la soberanía directamente al pueblo. Al menos, se entendía así hasta finales del siglo XVIII. La naturaleza de ese sistema de gobierno del pueblo, sin intermediarios, se estudiaba en los ámbitos ilustrados como una rareza dentro de los diferentes sistemas de gobierno que habían funcionado hasta la fecha. Y es que, la auténtica democracia sólo se había dado una vez en la historia y fue en la Atenas de la Grecia Clásica.

Los intelectuales de la ilustración querían un gobierno para el pueblo pero no tenían claro si hacerlo con o sin el pueblo. Por una parte se pretendía acabar con el despotismo pero tampoco se quería ir demasiado lejos convencidos de que era mejor alejar al pueblo de la toma de decisiones. Las revoluciones liberales que se iniciaron a finales del siglo XVIII fueron el germen de los sistemas de gobierno representativo que sustituyeron progresivamente a las monarquías absolutistas. Las nuevas circunstancias políticas permitieron explorar nuevas formas de gobierno, por lo que no tardaron en fijarse en las formas clásicas; Atenas y la Roma republicana aparecían como los primeros referentes.

Sin embargo, la idea de instaurar auténticas democracias quedó finalmente aparcada por los intereses de la élite burguesa que, una vez en el poder, quiso asegurarlo para sí. Los sistemas de gobierno representativo, en un claro ejemplo de usurpamiento terminológico, acabaron por llamarse democracias. De ahí que gran parte de nuestras reticencias a mejorar el sistema de gobierno provengan de esa trampa lingüística con la que nos han confundido.

Glosarios sobre teoría política AQUÍ.

Leer el resto de esta entrada »

,

8 comentarios